Blogia
un día cualquiera

Gaveta secreta: Mi diario

Blog & Gofio XVI: ¿Por qué se habló de sexo?

No sé si al mundo le acabará pasando igual que a mi en la praxis de la socialización, pero siempre acabo hablando de sexo. De entre todo el abanico de la temática comunicacional, siempre el desenlace termina relacionándose de algún sutil modo con lo mismo. Por mucha conversación culta entre élites burguesas ilustradas que se dé, lo que pide el cuerpo no es más que desarrollar el instinto de morbosidad, exibicionismo y, depende de con quien hables, de vanidad y exageración.

También debe estar la confirmación que confirme la regla presente, para dar fe de que esta teoría es cierta; sindo anoche un día ejemplo de lo que en las lineas superiores expresé. Sí, mucho Blog&Gofio, pero creo que deberían añadírsele algo de pasión. Blog,Gofio&Moja-moja, para decirlo de una manera fina podría ser válido.

Pero bueno, no podré quejarme sino de eso, y de que el Dios Doraemon no estuvo presente más que en nuestros corazones. En un momento pensé que lo había visto.

La cena estuvo estupenda y como buenos elementos del catálogo palmero (conocido en otras islas como el manicomio sin techo) nos comportamos. Empezando, Tunel Carpiano y Bonhke (que me pasé toda la noche llamándolo Bronque) dejaron la huella discutiendo con el dueño del local por haberse apropiado, en nuestro beneficio, de tres mesas y sus sillas respectivas, para comer cómodos. Tras varios cafés, cervezas y sevenás empezamos a comer bendiciendo antes la mesa con unos cánticos alegóricos propios del pastafarismo y el doraemonismo, religiones mayoritarias en la quedada, siendo la "del Jesusito" la minoría.

Antes del postre (gracias a Mapoto y también a Tooemchumbao) ya nos habíamos contado todas las guarradas. Que si dos güinderos expertos, que si dos maquer-os pasionales y dos linusseros entusiasmados... ¡vamos! Háganse la idea.

Después, capitaneados por Kailos, fuimos rumbo al Rock's, donde degustamos unos licorcitos. Allí fue donde me pareció ver a Doraemon de reojo, pero no, era una langosta disfrazada de persona que venía por la Calle Real. No había bebido mucho, sino unas cuantas cervezas mientras cenábamos y un barraquito con licor para bajar la arepa, pero en ese momento bajé el brazo y no volví a tomar más alcohol en la noche.

Las fotos que muestran todo lo dicho, véanlas en los blogs de Túnel Carpiano, Bonhke, Kailos, Mapoto, Tooencumbao, porque Un día cualquiera está en versión 56k. Hasta que no esté en Tenerifa no tendré ADSL.

La próxima... ¿quedamos en La Laguna Universitas?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Magia palmera

Cuando uno anda por la urbe nivariense universitas, patrimonio de la especulación, como van diciendo también por ahí; sumergido en el nauseabundo mundo del trabajador metropolitano sedentario en el que estoy atrapado, va largando cual corresponsal del patronato de turismo palmense, las maravillas de su tierra y lo feliz que se es allí. La verdad, que según voy involucrándome inconscientemente en la monotonía cosmopolita, voy olvidando la realidad awar cultural que fascina a quien la busque y la aprecie. Pero con las vacaciones en su tierra uno carga de nuevo la batería publicista innata, y recuerda lo maravilloso que es vivir aquí.

- Ayer, fue un día de esos.
Temprano, como buen Majek n' Adamancasis putativo, me dediqué a las labores diarias del campo, desarmando por enésimo verano consecutivo, la higuera que se resiste a dejar de existir. Después, me dediqué al traslado de piedras y demás variedades, de un sitio a otro.

- Todo esto, con qué fin.
El cansancio que me produce la conversión de grasa en movimiento, me da una coloque similar al de fumar ganhja y me quedo atontado el resto del día. La intención de ayer, no era otra, que llegar así al espectáculo de anoche en La Villa del Apurón.
ACAPO, la asociación cultural de amigos palmeros de la ópera, organizó "La traviata" robándole al Bolshoi, su Orquesta sinfónica.
Todo me gustó bastante, llegándoseme a erizar, entre otros, los vellos. Disfruté mucho en la escena en que el padre de Alfredo, visita a Violeta para decirle que la nobleza de la que presume su familia no puede acoger a una puta de alto estandin, por muy a mediados del siglo XX en el que están. Violeta llora y canta. En este caso, no solamente está en una crisis sentimental, sino que tiene la tisis' y en breve... la palma. Lo único malo, la escenografía y el vestuario. Prefiero que todo sea en negro a dejar la sensación en los espectadores de extraña creatividad. Vamos, que mejor hacer volar la imaginación del público en el decorado, que distraerlos de la obra en curso porque están más pendientes de entender la escenografía, que de disfrutar la obra''.

- Los extraviados.
Cómo no, el elenco palmero participó. Los más destacables, dos jóvenes caballeros de extras que se rebujaron un poco con el asunto de la teoría. ¡Qué no, señor! Que actuar de manera natural no quiere decir que te dediques a charlar con tu colega, en medio de la representación de la fiesta de Carnaval, que se celebraba en casa de Flora, amiga de Violeta.

- A mandarle a la Bodeguita.
Nada más concluir, nos fuimos a la Bodeguita del Medio, ejemplo de la idiosincracia de los palmeros hermanos de la Habana, el son y de Fidel. Allí, pude disfrutar de las cositas de aquí, de la guitarra, del montuno y de la improvisada coralización a 3, 4 o 5 voces, de las más sonadas canciones cubanas y de otras que están ya más en el olvido. Muchos somos los que lo defendemos: La música cubana, aquí, es folclore.

- Día redondo.
Ni telepizza consigue pasar de un momento perfecto, ni Coca-cola puede refrescar mejor el espíritu que un día en estos lares. Creo que la magia consiste hacer del arte una labor para poder disfrutar del trabajo.


'véase la película Como locos a por el oro.
''cómo me gusta tocar las cosquillas.

 

Refranero mix vol. 1

Refranero mix vol. 1

Mi madre siempre me dijo que donde hay confianza da asco, y yo, como fiel a mi sangre, apuesto por las teorías del ya conocido refranero popular. Por eso escribo este post para no dejar para mañana lo que podía hacer hoy, y no dejarlo en el olimpo de las tareas por resolver y como fin, el de siempre, de mañana en mañana, se le pudrió al carnero la lana.

En cuanto la experiencia de la psicología social, decir que no es oro todo lo que reluce, por eso, no hay que hacer caso a todas las perlas de conocimiento que aportan los dichos y los cuentos de los antiguos y tampoco hay que defender en demasía su uso, porque al final acabas rebujándolos todos y en el momento menos esperado (generalmente sucede en momentos de alegría motivada’) sueltas una coñada como esta:

Para lanzar la piedra primero mira tu mano que agarras la mano entera, porque las piedras caen por su propio peso

Analicemos los cuatro axiomas de los que parte esta conclusión:

1. Tirar la piedra y esconder la mano (expresión popular).

2. Aquel de vosotros que no tenga pecado, puede tirarle la primera piedra (Jn 8:7; lectura completa Jn 8:1-11, La mujer adúltera).

4. Das la mano y te agarran el brazo (expresión popular).

3. Las cosas caen por su propio peso (Segunda Ley de Newton)

Esta perla cultivada es fruto del ajuntamiento progresivo de la ya conocida Desi y el que escribe, queriendo explicar algo que todavía no entendí. Por favor:

¡ayuda!



NOTA ACLARATIVA: Para ponerlos en conocimiento de la ideosincracia de los dos sujetos a los que cité les explico que esta binomio cívico se junta de vez en cuando tantas veces como les sea posible, para celebrar la posibilidad y el disfrute de vivir (gracias a Asieta’). Le celebración de esta festividad tan importante no tiene una fecha fija y puede repetirse al año tantas veces como le sea a uno posible (todo es cuestión de fe) y consta de tres fases:


- Introito o admiración. Esta primera parte es la más silenciosa de las tres. Por regla general comienza con un pequeño aperitivo a las 12:00 de la mañana, a modo de desayuno de media mañana, acompañada de un vaso frío de jugo de cebada cada 20 minutos y manifiesta la devoción a la vida.


- Benedictus o júbilo. Es la sección más larga. A la hora del almuerzo, como a las 14:00 y tras haber decidido y encontrado un sitio para comer la mayor cantidad posible y con el mínimo dinero, se come con más jugo de cebada. Aquí no hay control temporal para beber, sino se va echando según baje por el fonil. Al terminar el almuerzo, sobre las 17:00, se decoran con sus atuendos típicos como son las máscaras, hojas o flores y siguen bebiendo hasta las 7:00 de la mañana acudiendo a los lugares que animan la fiesta con música tradicional.


- Requiem in pacem o recogida e inteorización. Concluye la fiesta en este punto, que consta de estas subpartes:
    · Decisión unánime de marcharse.
    · Invocación a la madre y su vehículo autopropulsado.
    · Llegada al hogar materno, alimentación y abluciones necesarias.
    · Recopilación de experiencias vividas.
    · Risas y ensoñación.
    · Muerte vegetal temporal o sueño.



alegría motivada: sentimiento grato y vivo con signos exteriores incitado por el consumo de alguna sustancia.

Asieta: Alma Santa Inmaculada en Tedote aparecida.

Historia con dos cojones

La televisión no es un entretenimiento que me haga perder la cabeza. Por mi ahí se puede quedar apagada que no va a ser menor mi ánimo por verla. De vez en cuando, si el petí comité en el que vivo está reunido en torno a sus dominios, la tele se enciende y la conversación se vuelve silenciosa, no me queda otra que desviar mi mirada a esa caja que ya le han puesto los más variopintos calificativos, no por su utilidad, sino por su mal uso. No tengo nada contra la tiví, tampoco tengo un horario tan congestionado que me dificulte su utilización, ni me sumé a la lucha en pro al destierro de este cachivache a los ya llenos vertederos o, en su caso, al centro de recogida de residuos más próximo. Tan sólo prefiero otras cosas antes que sentarme ante un mecanismo eléctrico que me convierte en un ser pasivo condenado a mendigar una programación decente.


Pero siempre llega el día de vacaciones en el que, después de haber desahogado las pasiones de la carne en un juego de dos mañanero, no tienes otra cosa que hacer que encender la caja mágica absorve retinas y tomarte el café mientras. Saboreas el primer sorbo del elixir cafeínico divino que transforma a uno en un ser dinámico, coges el mando, pulsas el botón ON y dejas el mismo canal que la noche anterior alguien vió. Los minutos siguientes son la adaptación del ser al medio, buscando el sentido a la comunicación monodireccional con la que este ser te absorve. No entiendes nada y tu mente está más pendiente del regusto que te deja el desayuno que de descifrar el mensaje que está llegando a tus oídos. Pasado el período de pruebas tu cerebro ya capta los impulsos eléctricos provenientes de tus oídos y los relaciona de tal manera que se transforman en la doble articulación que la palabra hablada necesita para ser. Ya no hay remedio, los ojos fijos en la consecución de los fotogramas, con el alma receptiva a su radiación y con el café templándose en la mesa. El desayuno ya pasa a un segundo plano y el manantial de información al foco principal.


Hoy fue una de esas mañanas tontas. Oh, casualidades de la vida o por los juegos de Asieta, El Día televisión fue el canal con el que me quedé abobado. Había visto algún que otro programita por la emisión digital que tienen colgada en su página, pero jamás vi cosa igual en la caja física y material que tenemos en el salón. Resulta, que por ahí venía el cuento, que tienen un programa de misceláneas al modo de Ana Rosa Quintana, pero con una tal Gari o algo así que va dando paso, poco a poco y de uno en uno para no enyugar, a una manada de cachanchanes que no saben otra cosa que buscar en Google o en la Wikipedia sus oceánicas lagunas de conocimiento y dar por válidas y únicas las verdades que aparecen como primer resultado. A veces, la cosa puede salir bien, porque ¡Oh Google todo poderoso! tiene ajustados sus tornillos, pero otras, que son muchas más de las que quisiéramos, sus resultados son de lo más inesperados. Así, pues, uno busca "ancas de rana" con la ayuda del sabedor de sabedores, y le puede salir cualquier barbaridad bárbara como un tigre relamiéndose o un cacho de tocino confundido. Eso, cuando uno pretende ganarse la vida gracias a la presentación de la información al público, es una putada. Sobre todo por lo absurdo y cómico a la par, que puede ser la explicación de la preparación de unas ancas de rana al horno mientras aparece en la televisión un cacho de grasa de cochino o un tierno felino. O, como le pasó al muchachito rubio de El Día televisión, que por la resaca de asistir a la Eólica, además de confundir la fecha del primer cohete chino mostró la foto del mismo. Vamos, que ni corto, ni perezoso, se pasó por el forro unos 6 siglos de golpe.


Por la curiosidad de este error, me fui al buscador de buscadores y metí impaciente "primer cohete" en la búsqueda de imágenes. En efecto, ahí estaba la solución. De todas las fotos que aparecían en la página, la que tenía pinta de ser más antigua es la que les muestro. Foto en blanco y negro, un par de yerritos formando un armatoste rarísimo, un caballero sujetando la invención vestido rarísimo... ¡eso tiene que ser el primer cohete chino que después de intensivas investigaciones, los chinos consigueron adaptara para su uso como artillería en las guerras sucedidas desde el siglo X hasta el XII!’ cuando la máquina de retratar ya estaba en su óptimo funcionamiento.

Goddar, el chino, y el primer cohete

¡Vamos! ¿Quién no ha visto las famosas fotografías eróticas de Isabel la Católica para los almanaques de los marineros de entonces?

Isabel la católica y su calendario erótico tan conocido

¿O qué historiador no ha observado con detenimiento las instantáneas que sacaron los cronistas a nuestros ancestros en plena lucha contra el castellano invasor?

Fotografía de una aldea guanche en el siglo XV

 

 


’Fuentes Google y la Wikipedia (y no es pitorreo).

7 mudanzas en 4 años (y pico)

En un post publicado en Awaras en pie, el blog en el que colaboro de vez en cuando, ya expliqué la fuerte presión influencia que se ejerce sobre los palmeros con la intención de menospreciar lo "nuehtro" y engrandecer lo de fuera. De eso puedo hablar por experiencia propia.

No hizo falta más nada, sino que yo terminara mis estudios de bachillerato para que saliera escopetado [1] a la isla hermana de Tamarant (Achineche y su Aguere universitas ya se me jacían demasiado cerca y demasiado lleno de palmeros), donde aproveché mi primer año universitario para... um... ejem... hacer un estudio sociológico sobre la conducta de los universitarios de primer año, sus características y sus costumbres (por decirlo de alguna manera bonita).

En septiembre, visto el fracaso académico éxito del análisis antropológico, decidí irme [2] a Ceuta y empezar otra vida universitaria, ahora sí, como estudiante de su carrera y no de misceláneas varias como cité en el párrafo anterior. Como ya se me hizo aburrida la cosa al terminar el curso, otra mudanza [3], ahora a Marruecos, donde pasé un maravilloso año inmensamente productivo.

Terminó el curso, pasó el verano y llegó el aburrimiento de los inicios de curso. Para evitar la monotonía realicé otra mudanza [4] a tierras caballas (ceutís). Mi tercer año universitario "en serio" concluyó a la perfección en junio, cuando volví [5] a mi casita palmera a mover piedras, acariciar la tierra con la guataca, pintar paredes y otras actividades típicas de la época estival en un entorno rural.

Tras presentar mi currículum a todos y cada uno de los 106 colegios concertados y privados de nuestro País, me llamaron para empezar a trabajar en un colegio en Aguere, donde vivo [6] desde entonces. Ahora, tras 6 meses de convivencia con cuatro féminas awaras (encima) me voy [7] a un piso más relajado, sin tener que compartir habitación, y donde no soy el único representante del género fálico masculino.

Creo que voy a empezar a escribir en el blog de María (mi pequeña musa).

 

Fiesta en Teno Alto

Fiesta en Teno Alto

Este puente no me salió rentable, por supuesto hablo por la mera cuestión económica.

Desi, la cochina más cochina que jamás hubiere existido, decició venirse por casa desde el miércoles hasta el sábado. Quedar con ella a las 12:00 de la mañana para ir a desayunar supone terminar el desayuno a las 7:30 de la mañana del día siguiente, con una gran tasa de alcohol en sangre, un aliento matador con matices a cerveza, una mascarita y un ligero recuerdo de haberlo pasado bien (menos mal que siempre hay fotos que le devuelven a uno la memoria perdida). Pese a la tradición que le cae sobre sus espaldas, estos días nos portamos bien, acostándonos como muy tarde a las cuatro de la mañana.

El sábado, al partir Desi, quedé con El Gasio y compañía para dirnos a una fiesta en Teno Alto. Parece ser que esta fiesta no se celebraba desde años ha. Teno es un pueblo maravilloso. Creo que me voy a ir a vivir allí, aunque sólo sea por tener buenas conversaciones con gente sabia, volver a mi monotonía biodinámica y aprender a bailar el tajaraste en círculo, tal y como lo hacían los antiguos.

Algún día contaré más.

Ahora sólo les dejo con esta foto del atardecer de Teno Alto, que espero les guste.

Otra sobre maestros

Otra sobre maestros Hoy leyendo una de las historias de El Replicante de chico me vino un flash:
Escuché el vozarrón de faraox repitiéndome una vez más eso de "Con lo cabrón que eras tu con los profesores, y ahora eres maestro".

En realidad era así, no se desajusta casi nada a lo acontecido en los años de estudiante de secundaria obligatoria, pero sólo con aquellos personajes que intentaban darme clase con la superioridad y altanería (¡oh esta sociedad meritocrática!) de un docente reprimido por sólo haber sido un investigador frustrado y anhelar la genialidad divina científica tan en déficit. Así es desde hace mucho, el que no tiene nada que hacer se mete en magisterio o hace el CAP como un último intento para hacer de su título un salvoconducto laboral. Siendo la manera más fácil ver tu destino en un colegio o un instituto, intentando guiar a otros por los caminos pantanosos que ni el nuevo docente sabe a dónde van a dar a parar.

El arte de la didáctica o la efectividad al aplicar alguna de las recetas metodológicas que nos mostraron, o que hemos ido elaborando conjunto a la experiencia, no se puede interiorizar con las técnicas de repetición o la memoria, tan usadas en las vísperas a un examen. Esta empatía del buen maestro es algo que se va forjando, como si se fuera tallando en los huesos su uso (y no abuso) y la gracia con la que puedes salir de una situación más o menos compleja. En el instituto tuve algún profesor de ese estilo. Yo, que era un verdadero cabrón con estos mamarrachos que tuve por profesores, un día, muy enfrascado en una clase de Lengua y Literatura de segundo de bachillerato, escuchaba al maestro decir muy orgulloso de Navarra que había sido la cuna del español actual. Cómo no, le pregunté:
- ¿Cuna del español? ¿Por qué?
- Porque en Navarra empezó la Reconquista, en Covadonga, con las batallas de Pelayo - dijo el fascineroso.
- ¿Covadonga en Navarra? ¿Pelayo no era asturiano?
- No, Fran-CISCO (con ese recochineo bagañete que en otras ocasiones suena familiar y agradable). La reconquista empezó en Covadonga, en Los Picos de Europa, en Navarra.
Yo, sabio desconocedor de los fundamentos geográficos peninsulares, insistí:
- Bueno, yo estuve en Los Picos de Europa, fui a ver a La Santina en su cueva, vi la estatua del Pelayo, me comí los tremendos caramelos astures que venden en esas alturas... pero jamás he estado en Navarra. Estaba en Asturias.
Rematando el disparate el profesor:
- Covadonga puede estar donde tu quieras, menos en Asturias.
Yo desistí. No tenía argumentos, ni herramientas, ni la posibilidad de orientar al profesor en una nueva tarea: "Callarse antes de hablar si de lo que se está hablando no se sabe". Siempre uno corre el riesgo de destrozar aún más su reputación con historias como estas, que van de boca en boca, de generación en generación, como un relevo muestra de la podedumbre intelectual a la que están sujetos siertos ciertos (disculpen el acento y la ignorancia) catedráticos que dan clase en un instituto.

Quiero ser recovero

Quiero ser recovero

Una visita obligada de todo ciudadano que quiera tener unas condiciones más o menos dignas de vida con respecto a su alimentación, es el paso por alguna tienda a comprar los víveres necesarios para un período de tiempo determinado. Verdad es que odio comprar en las grandes superficies, aunque a veces lo haga por necesidades económicas, ya que no me da la gana poner mi dinero en manos de gente que ya tiene los bolsillos a punto de reventar. Me encantan las tiendas chicas, como la que tenía mi abuela y que dió apodo a mi Madre (Nievitas Venta) y a mi tío (Toño Venta) en la actual ciudad capitalina de Benahuare: Tedote.

En todo el tiempo que viví en Marruecos no falté a mi visita semanal al zoq [zoco]. Compraba en los mismos puestos y más o menos las mismas cosas para seguir mi biodinámica, que se basa en la monotonía de La Luna y su posición en el Zodíaco. Aquí, en La Laguna lagunera no había pisado este espacio lleno de energías a nuestro alcance, hasta hoy. No sé por qué no la había pisado, pero me debiera dar vergüenza mi gandulería.

La verdad, que me encantó la visita. No compré mucho porque el sábado que viene iré a las tierras palmenses para pasar allí Don Carnal y no necesito mucho.

Lo malo, los precios. Me gustaría seguir pagando en Dirhams, que así el susto es menos.

100 Dirahms

¡De los picantes!

¿Alguna vez viste a tu abuela comerse un superchocolateado bollo de repostería industrial, deleitarse mientras un flash (granizada para los de la zona de Aridane) refrigeraba su garganta, degustarse con esos manises recubiertos por esa pasta que no se derrite en su mano, sino en su boca? Yo, jamás lo hice. Jamás de los jamases me encontré a mi gran madre experimentando con el mundo de los sabores industrializados y masivamente publicitados como oro del moro, o de fantasía. Como mucho la he visto relamiéndose los restos de un actimel.

Pero, cómo no, siempre hay una primera y hoy fue la mía. Aunque la visión, más que real fue mental, y más que verdadera adventurera; sirve para lanzar un post coña al ciber-aire, algo que llevaba tiempo sin hacer.

La tarde lagunera metropolizante de vagar por estas calles y comprar me tuvo bien asqueado, y eso que sólo fui a comprar un libro. Odio pasear por una ciudad, odio ver escaparates, luces, odio pagar, odio gastar dinero, odio ver los carteles con la palabra REBAJAS. Aunque odié, también reí y muchísimo. Cuando fui a comprar el períodico en el quiosco, a la par, una bellísima niña de unos setenta y pico años pidió un regaliz. La kioskera atendiola, dejándome a mi en un olvido momentáneo, y preguntole que de qué tipo lo quería. La respuesta, que no tardó en llegar nos dejó sorprendidos a los allí presentes:
¡De los picantes!


Y ahí empezó el jilorio: Que si a toda edad hay que tener fuego en el cuerpo, que si es necesario desfogarse de vez en cuando, que si todos necesitamos de lo mismo y un largo etcétera de frases que nos pusimos a largar todos en una conversación de besugos, pero de besugos que se partían (y tronchaban) con tal desparrame de sexualidad y morbo gratuito.

Después, me fui a comprar Afrodita, de Isabel Allende. Aquí les dejo una cita porque creo que hoy el tema de conversación, en todos lados, es único.

"Me arrepiento de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana, ya que la sexualidad es un componente de la buena salud, inspira la creación y es parte del camino del alma... Por desgracia, me demoré treinta años en descubrirlo."

Ya pasó todo

Tras estos días de económica devoción en la que nos hemos visto sumergidos gracias a las malas artes capitalistas, termino mi 'manifestación' por omisión contra las típicas navideñas y la sensiblería que conlleva. En realidad fue una desición de mis musas, esas que tanta caña me dan durante una época y que durante otras me mantienen en el más árido de los campos en los que la inspiración recoge sus materias primas, el no dejarme escribir más que palabras ordenadas con el hilo de la coherencia pero sin el brillo necesario de la inspiración.
Hoy, volviendo a la monotonía lagunera universitas, tengo ganas de hablar, de largar, de contar, de explicar a las paredes. Tengo ganas de revolver en el fondo marino de los días pasados para buscar las perlas que allí dejé y no mostré, además de por gandulería y chabacanería, por falta de inspiración.

Pero eso será otro día, porque aunque tenga ganas, no tengo tiempo.

¡Por cierto, feliz año nuevo!

PD: El reorganizar el blog me ha permitido encontrar maravillas como esta: Jugando a las definiciones

Buen camino

Últimamente no paro de recibir buenas nuevas. ¡No! No soy un profeta, ni quiero serlo, pero me siento afortunado, no por predecir, sino por el rumbo que estoy llevando en mi vida, gracias al viento, y por todo lo que me sucede. Se ve que los adoquines negros son pesados, pero son resistentes al paso del tiempo y su peso. Los rurales trabajamos lento, pero sin descanso, hasta conseguir lo que nos proponemos.
Un día decidí sonreir por la calle y, como me dijo un nuevo amigo, ver que lo que tu das, te lo devuelven. Mi sonrisa no será encantadora, pero la sensación de recibir energías positivas es maravillosa.
Hoy, mi nueva es la siguiente: Me llamaron de la que era mi facultad (de Educación y Humanidad de Ceuta) para que recoja una placa el día 25 de enero en la ciudad caballa.
Cuando me llamaron dije: ¿una placa? ¿a mi? ¿por qué?
La chica, muy amable, me contestó: Sí, una placa que te va a dar la facultad por haber sacado las mejores notas.

Esto de destacar, no lo llevo bien. Aunque (repito) me siento afortunado, mirado por Jah y apoyado por el Mesías.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Perdido por un instante

Perdido por un instante Hoy me perdí en La Laguna.
Ciudad nueva implica demasiado para mi. Quizá, por atrevido. Me gusta caminar mirando a todos lados, intentando descubrir y memorizar hasta el más minimo detalle de lo que me rodea. Miro al cielo, al suelo, a las caras de las personas, a sus espaldas, a sus zapatos, a las ruedas de las guaguas, al tranvía, al cartel pegado en la pared... y en un instante, parece como si estuviera en otro mundo. Entonces, miro de nuevo, con otra intención: averiguar cual ha sido el recorrido hecho hasta perderme de esa manera. Dudo si preguntar a los transeúntes mi ubicación pero, probablemente, no sean de aquí y anden más perdidos que yo, o peor. Acudo a mi dos neuronas, que de vez en cuando no se pelean, y retrocedo en el tiempo.
Ahora miro otro cartel pegado en la pared, al siguiente tranvía pasar, a las ruedas de las guaguas que constantemente se cruzan, a los zapatos de otra persona, y sus espaldas, a las caras y al mismo cielo.
¡Estoy de nuevo donde mismo!

Martes 13

Hoy me di cuenta de este peculiar catastrófico día, gracias al curro, al escribir la fecha en la pizarra. Hoy empecé en el colegio Nuryana, en La Laguna (Tenerife).
El día lo comencé temprano, para estar a las ocho y media en el colegio, después de hacer un paseíto desde la casa de mi hermana (Calvo Sotelo), hasta mi "oficina", por encima de la facultad de Farmacia. La verdad, que la ruta es buena, tranquila y cómoda (por ahora). Bueno, cómodo para mi, porque la gente me mira asutada cuando les explico la ruta. Dicen que mejor que coja la guagua, pero te aseguro que las calores con las que me fui cargando y la adrenalina que fui soltando por las esquinas, llegué más fresco (y tranquilo) que una rosa.
A mi llegada, fue impresionante el despliegue de servicios que el colegio ofrece, por lo menos para mi, que casi* toda mi vida he estudiado en colegios públicos. Un señor que dirige el tráfico para que los padres entren y salgan bien del cole, monitores para organizar la llegada de las guaguas (propias del cole), etc.
La estancia, simplemente estupenda. Estoy más rodeado de palmeros que en Benahoare.
La salida, graciosa, porque me pareció que ya llevaba allí toda mi vida dando clases. Me siento cómodo con mi puesto, con mi responsabilidad y con mi actitud.
Estoy seguro de que este período de mi vida va a ser grato...
... y además empezó en Martes 13

En tenerife

Hoy ha sido un día de locos, pero de los locos que tienen suerte.

La semana pasada envié mi currículum a todos los colegios de régimen privado y concertado en Canarias. Un total de ciento y seis colegios, de los cuales dos estaban en mi isla, que hacen un total de ciento y cuatro sobres, con sus respectivos sellos pegados (la de los sellos es una historia que algún día me atreveré a contar en público) y sus firmas. ¿Qué tiene esto de interesante? Pues que de vez en cuando, la vida te sonríe y los currículum valen para algo. Entonces es cuando te llaman para trabajar en uno de esos ciento y seis colegios.

Y así es, esta mañana me llamaron del Nuryana para trabajar como maestro de ... INFORMÁTICA (la musicalidad la dejamos aparte).

Mañana empiezo.

Mi primera clase es a las 10:00 con un Segundo D.

A ver que tal...

... estoy impaciente.

El Time a secas

El Time a secas

Mi regreso a la vida palmense y mi reincorporación a su maquinaria social va lenta, pero va bien. La verdad, tampoco salgo mucho de casa. Bajo lo justo a Los Llanos' y me siento bien así, en mi retiro espiritual de La Rosa, en El Paso'. Bien cerca tengo a Idafe, que ahí aguanta el cielo y no deja que nos caigan los astros encima. Así me siento seguro, con El Pilar' del Universo cerca.

Cívico tengo que ser, tanto aquí arriba, como abajo; aunque me dedique a ir escuchando las conversaciones de la gente. ¡La guagua es un mundo! Más bien, es una constelación llena de astros que se relacionan a veces entre sí o quedan aislados de cualquier otra conexión interestelar (mi caso). Estas relaciones se pueden forzar tan solo con poner un poco la oreja. ¡Y eso hice! Poner la oreja implica disimulo, galantería, educación y poca vergüenza por si te pillan (no es mi caso).

En esta ocasión, me tocaron dos guiris delante hablando en guiri, cosa que yo no entiendo. No paso del Gutentaj o el Ij bin Majek. Pero a lo que iba, entre su repertorio se oían localidades como El Paso, Los Llanos, Tazacorte' y antes de llegar a Tijarafe: EL TAIM'.

Sí, El Taim, sé que hace gracia. Escuchando ese acentillo llevo toda la vida, lo que pasa es que ahora se ha hecho más internacional. Y no sólo lo dicen los alemanes, sino también los del país. Supongo que para hacer la gracia (o eso espero).

Por ahora, El Taim, me hace gracia. A ver que me parece mañana.

Por cierto, el día 3 hay concierto reagee en El Time (El Taim), con salidas y venidas de guaguas. No amplío la información hasta estar más seguro.


'Los Llanos, Los Llanos de Aridane o Mayantigo.
'El Paso o Adamancasis.
'El Roque Idafe y la Ermita de la Virgen de El Pilar están en la misma zona, relativamente cerca.
'Tazacorte, Villa y Puerto de Tazacorte o también perteneciente a Mayantigo (de la zona del valle).
'El Taim, acento europeo para denominar a El Time.

Shake me!

Polenet

El fin de semana lo pasé así:
"Agito primero con un brazo, ora con el otro porque se me cansa, ora con los dos, ora se lo paso a mi hermano porque ya me hice un geito."

¿Para qué? Extracción de tricomas. La manera, la coñada más grande del mundo: Se rellena uno de los compartimentos de un bote dividido a la mitad por una malla hasta casi llenarlo. Tapamos, cogelamos durante 1 hora y media y shake it. Esta operación se realiza como unas 5 veces por carga.

El resultado, una resina pura, pura, pura, que no creo que se encuentre fuera del mundo del cultivo.

¡Ya pondré fotos!

Vivo en un pue... ¡perdón!

Vivo en un pue... ¡perdón!

Hola, me llamo Fran Medina (Majek n' Tedote ) y vivo en un pue... ¡perdón! una ciudad de diez mil habitantes: El Paso . En realidad, vivo de prestado, porque no soy de aquí. En esta isla tan pequeña existen varias fronteras y la cumbre es una de ellas. Nací en Santa Cruz de La Palma , la capital. Con trece años ya estaba inscrito en el padrón pasense pero sigo siendo un poco extraño en estas tierras del lado oeste.
Ahora soy agricultor y me lo tomo con ganas.

El tiempo que he vagado más allá de los límites marítimos que nos aislan, me ha dado una gran lección que de otra manera quizá me hubiese costado aprender.
Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
Perteneces a la tierra y uno lo nota cuando la trabaja. Tocar con las manos ese polvo rojizo, calentarte la espalda con El Sol mientras cavas, ver crecer un nuevo árbol que has podado... todo eso a uno le sienta (el consuelo del cuerpo viene cuando te acuestas).
Lo que aprendí en la facultad fue mucho. Ahora ya soy maestro, aunque parado. Volver a La Palma ha sido lo que necesitaba.
Puedo decir que soy rural.


Es un gran consuelo para el alma
el desarrollar en La Tierra una vida.
No solo la de las semillas que riego,
sino con ellas, la mía.

Sigo, leñador

De leñador sigo. Hoy fui al ataque con mi eterna enemiga la higuera. Esta vez, no la podo. NO QUIERO QUE SALGA.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Leñador

Leñador Sí, los árboles son mis amigos y ayer no hice nada contra ellos.
Sé que muchos pensarán todo lo contrario, que estoy a favor de las palomas en su eterno afán por destruir las pocas cosas bellas que aún quedan en este mundo.

Leñador no es la palabra exacta. Debiera llamarme PODADOR pero, ese nombre, no me gusta tanto. Preferiría sentir las propiedades del primero: tener brazos fuertes, esa voz ruda y cascada por la brisa que tan fuerte sopla por estas alturas, poner la mirada semi-perdida en constante búsqueda del árbol perfecto que harás caer y será leña, tener simpáticos ropajes para evitar que el aire penetre por cualquiera de las rendijas que se crean entre tu piel y las prendas.
Yo sí, leñador. Además, leñador de ramas finas, de aquellas que ya están quemadas por el paso de los años y la falta de agua. Leñador que da la vida a árboles enfermos, de árboles que gritaban desesperados y enterraban en lo profundo sus raíces para poder salir, de alguna manera, de esta situación nueva de climas extraños, ya anunciada por nuestros hermanos los gallos.

Ya sé, que de los gallos y las gallinas no hay que fiarse mucho... ¡pero ellos ya lo venían anunciando desde hace TANTO tiempo! Siempre hay una oveja negra en cada familia, o eso nos quieren hacer ver. En este caso... les tocó a ellos. ¡Qué se le va a hacer! Ellos siguen contentos con su locura, vaticinando nuevas quizá demasiado lejanas para que nosotros ¡tan cortos de vista! podamos entenderlas. Ellos, hace mucho tiempo decían: ¡acabarán con el agua! ¡acabarán! A lo que algunos respondimos con una sonrisa y, los más aventureros, con una sarcástica carcajada.

Y es así.

Ayer [y hoy continuaré con mi tarea] tuve que leñear las ramas más finas de mis amigos los árboles...

¿Se curarán para el año que viene?

DES-mira-DAS

DES-mira-DAS

Hoy no veo.

Estoy cansado... podé almendreros. Mañana lo contaré

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres