Blogia
un día cualquiera

Gaveta de sentimientos

La llama de un cirio llamado ingenio.

La llama de un cirio llamado ingenio.

Busqué para ti un verso
pero no encontré ni la Omega,
ni el Alef,
ni nada que me convenciera.

In-sa-llah.

Abajo, adentro,
todo estaba en lo caótico del crear.
Mis ganas puse,
aunque lo intenté,
no conseguí armar puzzle.
Las fichas no se correspondían con la foto
y además encontré sólo tres esquinas.
Faltaban piezas,
estaban mezcladas,
golpeé la mesa
dejando en mi mano el sabor de la rabia.
Cayeron los creyones
y se clavaron en el suelo
acertando todos en la diana.

Se cortó el aire,
llegó el silencio
mientras, por la ventana se colaba
la idea entre los labios de una musa,
que supo dejar su huella de maga,
y de queso.

Siete estribillos de folía
salieron disparados contra la plata del espejo.
No se reconocían,
igual que el lagarto no encontró su cola
cuando la fue a comprar,
entre el dujur y el azer, al zoco.

Entonces, un pelo de tu barba que quedó en la mesa,
voló para convertirse en mariposa blanca.

Allí estaba el concepto
con sus alas azul divinidad
y su brillo argento.

Allí, la idea y la inspiración
habían copulado
para dar fruto.

Te quiero, Pá. Feliz cumpleaños.
Aguere, Achineche, Isekenen n' Takanaren.
San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, Islas Canarias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Va, pensiero

Va, pensiero

Va, pensiero, sull’ali dorate,
va, ti posa sui clivi, sui colli,
ore olezzano tepide e molli
l’aure dolci del suolo natal!

Nabucco, Giuseppe Verdi/Temistocle Solera



Un verano de dedicación total a la vanidad de la creatividad da sus frutos. Muchas son las ideas que salen de la penumbra y comienzan a tomar forma, mientras las manos, llenas de barro, juegan al erotismo del moldeo, con la sensualidad de aquel que, inspirado, corre hasta la meta de lo que se considera canónicamente estético.

La mayoría de las posibilidades artísticas son reducidas a la mediocridad, a la imposibilidad de desarrollar el concepto. He aquí la mayor proporción de inutilidades, de misceláneas varias que quedarán en la gaveta de lo hecho y no sirve para nada.

Otras, la minoría, son finalizadas con gusto, o con duende como dicen en el sur de la Metropolitania.

Pero no importa. No es vergüenza lo que se siente al observar la diferencia que inclina la balanza al lado del fracaso. Mucho es el trabajo realizado, mucho es el esfuerzo producido y mucho es el placer onanista del autor que hace.

No importa que no valga o que se estanque en el déficit.

Sinceramente, no importa.

 

Juego espectral

Juego espectral

Ya lo dijo faraox hace tiempo en una breve visita a La Laguna universitas:

- Tío, no escuchas música con menos de 10 años de existencia.

- ¡No faraox! Eso no es verdad. Mira esta canción...

- Majek, tiene más de 10 años.

- ¿Y esta otra?

- También.

- Um... a ver esta...

- Majek... que no escuchas sino música vieja.

 

Después de esta conversación de besugos, mi melomanía sigue por el mismo camino. Ahora me dió por la época fúnebre de la trova y el son. Boda negra, que ya les puse hace un tiempo por aquí; Sobre una tumba una rumba interpretadas majestuosamente por María Teresa Vera o Luz que no alumbra,  del irrepetible Miguel Matamoros son ejemplos de la antigua música cubana perteneciente a este género. También podemos hablar de los relevos Pablo Milanés con La muerte o Frank Delgado que en el disco Sonríete sin malicia interpreta su original canción Son de la muerte, que les recomiendo escuchen.

La muerte poética es descrita desde el punto de vista del enamorado, que desea besar la parca para demostrar que su amor es más fuerte que el destino. Religiosos, agnósticos, ateos (y otros) podemos vernos representados en estos versos harmónicos de lo que en su día se escribió por amor.

Aplicar esto en la vida, no es fácil. Partiendo del temor que tenemos a sumirnos en la definitiva obscuridad a la que estamos condenados, y hasta llegar al temor a sufrir daño alguno en nuestro ser que provoca la superprotección mater/pater-na, podemos argumentar fácilmente la tesis siguiente: La muerte ha de hacérsenos ver próxima desde los inicios de la consciencia para así, evitar la angustia que supone el concepto de la no existencia.

 

Mi praxis.

Consecuentemente a lo anteriormente escrito, los ejercicios han crecer en dificultad. Yo empecé con un juego de fotos.
El concepto: El espectro.
El objeto: Fotografiar la muerte.
La técnica: Velocidades de obturación muy lentas, poca luz ambiental y algún haz directo.
El disparo: Cual mandamiento de la lomografía "utiliza la mano y no el ojo".

El resultado: La composición inicial que está subdividida en: 1. Hommo pensiero; 2. Ana, hna; 3. Sonrisa diluída; 4. Muro espectral; 5. De movimiento; 6. De confusión.

Recuerdos de infancia

Recuerdos de infancia

Te escuché entre medio del griterío que había formado la vida ante mi llegada y me dijiste agotada:

¡Te quiero! Mi niño.

Verdaderos críticos de belleza

Me dan asco los concursos de belleza, sobre todo si son por la tele [risas, por favor, no me dejen en evidencia en el primer chiste]. Paso de explicar la cuestión de la belleza, que es una costumbre, un canon, un condicionamiento; y paso de citar la envidia, la competencia y los malos humores que se suelen guisar tras las bambalinas de estos embolados. Sólo les pongo la referencia del artículo en el cliche y mi comentario, que espero no borren (por ahora):

Varias cosas que aclarar al autor de este artículo:

1. Sí, la chica es africana, ya que estamos a 100 km del continente y a 1024 km de la punta más cercana de la metrópoli española y europea.

2. Con respecto a la pregunta ¿pero esto qué es? Pues Miss España es un concurso en el que unas señoritas desfilan y hacen que son monas y un sucedáneo de jurado opina sobre cual considera más bella. Básicamente es eso, te recomiendo te leas las bases del concurso. Si no quieres que Canarias aparezca en semejante tontería, remite una carta al comité organizador aconsejando que retiren a la Nación Canaria la oportunidad de participar. Yo te lo agradecería personalmente. Me parece una mierda de concurso y de espectáculo televisivo.

3. Cuando dices "virreinato" refiriéndote a la Nación Canaria estás en un gran error, pocos años después de la transición a la democracia dijeron que somos una Comunidad Autónoma, aunque seguimos estando colonizados como en los tiempos de entonces.

4. Cuando dices "... un enclave ajeno a su propio continente, África" tienes toda la razón. Te remito al apartado 2.

5. Al soltar "Ya se han alzado las voces que han criticado esta elección" ¿a qué voces te refieres? Con la tuya yo cuento 1, a no ser que tengas desdoblamiento de personalidad, que es respetable. Aunque sería un poco raro que tus personalidades coincidieran en algo.

6. Sigues intentando demostrar la superioridad metropolizada al escribir "es inaceptable". Si te consideras capaz de "aceptar o in-aceptar" cosas, allá tú. Es un mérito que no te toca, pero vamos, que tu sigue buscándote enemigos.

7. En el fragmento "que se lleve el cetro una representante del mal servicio hostelero y prima hermana de José Vélez" intentas bromear, pero demuestras que el tuyo es el humor de Arias Cañete cuando dijo "La mano de obra inmigrante no es cualificada. Ya no hay camareros como los de antes". ¿Ustedes tienen relación familiar? Porque, como en el caso de la más bella de nuestro País Canario, y ahora es del de ustedes también; hay muchas coincidencias.
El Párrafo que empieza "Las minorías..." y termina en ".. se podría alzar con el título" también va incluido en este apartado.

8. Lo de la cuestión del nombre (Patricia Yurena Rodríguez) es algo muy fuerte. El nombre de TU PUTA MADRE es el más citado en el mundo, pero aún así, no nos metemos con ella, sino contigo.

9. La cuestión de la sangre es cierto. Ustedes tienen sangre desvirtuada por los intereses de los gobernantes. Bien saben que todos los reyes que tuvieron les salieron gilipollas. Nosotros tenemos la suerte de llevar en nuestros genes el bien de la comunidad amazigh. Somos verdaderos hombres libres.

10. El último párrafo creo que tiene un pequeño error. Cuando dices "el resto, una porquería" deberías decir "todo, una porquería".

Atentamente y esperando tu visita a Tkanaren,
Majek n' Tedote"

 

Pues eso, que vivan ellos, que yo me quedo en mi casa celebrando un otro belingo.

¡Y viva la chocha!

 

Actualización

19:13 - Pásense a leer el artículo original por Nación Canaria, por que el enlace anterior parece que lo tiraron abajo.

Actualización 2

2008/03/07 - 7:39: No es por quitar público a la Blog Amiga Nación Canaria, sino por facilitar la lectura del artículo. Aquí les dejo con el texto original de la super-facha-web "El Cliché":

"Una africana gana Miss España, ¿pero esto qué es?"

"Contra todo pronóstico una representante del virreinato se ha hecho con el título de Miss España, un enclave ajeno a su propio continente, África. Ya se han alzado las voces que han criticado esta elección, es inaceptable que se lleve el cetro una representante del mal servicio hostelero y prima hermana de José Vélez. ¿Pero esto qué es?

Las minorías han vuelto a hacer de las suyas, primero fue Marija Serifovic en Eurovisión y ahora llega una chica africana peluda y morenita que ha llegado a lo más alto en lo que a belleza española se refiere. El año que viene, con este precedente, cualquier mono maquillado o cualquier lesbiana catalana con gafas de pasta se podría alzar con el título. Patricia Yurena Rodríguez, una chica con nombre de telenovela o de chacha, se ha ganado el premio a la más guapa del país, algo incomprensible, ya que había otras muchachas con sangre mucho más española, o por lo menos europea que podría haber dado la talla, o por lo menos acercarse a un color de piel más normal."

 

Pues lo dicho: ¡Viva la Chocha!

 

Me tacharon de racista

Mi monotonía biodinámica hace tiempo que la dejé en la gaveta de las buenas costumbres perdidas. Es algo inevitable, si tenemos en cuenta "el contexto" en el que vivo en esta ciudad de universitarios, de sueldos bajos y alquileres por las nubes. En las tierras awares la posibilidad de idependencia alimentaria era bastante posible, teniendo en cuenta que no como carne y que tenía una huerta considerable donde arrancar yerbas y plantar papas. Aquí, en La Laguna lagunera ya han aprendido a saborear los tomates cherry cultivados en los balcones, porque tener un fisco de tierra para plantar algo es un disparate si tu único medio de trasnporte son las piernas y, cuando estás cansado, la guagua.
La destrucción de Nuestra Tierra ya ha llegado a un punto apocalíptico. Ya nos vemos "con el azul, el cemento, África y el ocaso" como dicen los genios de Los Coquillos en su canción Veneguera, sin que a nadie le importe la orientación de la política imperante en las islas: Todo por el cemento.
Los que pueden hacer algo están demasiado ocupados buscando dónde meter tanto dinero sin que llame mucho la atención. Utilizar bolsas de basura para guardar los fajos de billetes es demasiado llamativo por ser bien conocido por todos, hasta para los especialistas anti-corrupción. Hoy se lleva más eso de escupir en la cara del que reclama lo que es justo y desnuda ante el público su podedumbre política, tachándolo de irreverente y terrorista.
Y ahora que me investiguen, que me pinchen la línea telefónica y roben de mi agenda todos los contactos y los tachen a ellos también de anticonstitucionales, pero es que es la verdad: Lo soy. Soy un terrorista para esta democracia que defiende "la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles" y olvida que "la voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público" según la Declaración Universal de Derechos Humanos. Podrán también tacharme de xenófobo, de racista, de imponer fronteras mezclando así, de una manera estúpida y demagoga, el objetivo de nuestras propuestas: "La Autodeterminación de Canarias, entendida como el derecho fundamental a la soberanía nacional, a la descolonización y a constituirnos como Estado independiente" sin olvidar que "A la vez, la promoción de políticas de acogida y plena integración de las inmigrantes y los inmigrantes pobres, sacándolos de la exclusión y castigando severamente los abusos y la sobreexplotación de quienes se aprovechan de su situación." y, tampoco que defendemos la "Potenciación e impulso a las diversas manifestaciones culturales nacionales de Canarias, en sintonía con las culturas de los pueblos del mundo".

No soy racista, ni xenófobo. Es otra de las cosas que tengo claras. Es un juego sucio el insultar a la gente por defender un derecho internacionalmente reconocido. Como siempre, ellos intentan taparnos la boca.

No quieren escuchar la realidad de nuestro Pueblo Canario.

¡Viva Canarias Libre y Socialista! 

Te prometo

Quizá es muy fuerte esto de afirmarte así, de sopetón, que algún día nuestras vidas van a estar enlazadas de tal manera que, en comparación, el matrimonio no tendría legalidad alguna ante lo nuestro. Puede sonar también raro, como con ese amargo que dejan los videntes, pero vas a ver como será real, cómo compartiremos el futuro de manera consciente.

Vamos a caminar un ratito juntos.

Monotema

Hoy, no sé por qué, he hablado muchísimo de mi padre. ¿Alguna vez les dije que pertenece al selecto club de los genios que pisan nuestra Nación o que su geométrica cerebral es impresionantemente compleja?

Juan Francisco Medina Concepción, mi padre

Juan Francisco Medina Concepción (foto robada de Tajadre

En homenaje a todos los padres del mundo, les cito unos versos que le quité a Pepe el Uruguayo, dedicándole unos versos a su padre, que ya se embarcó en el viaje de aproximación a Jah. Los versos los cogí prestados de Canarias Nación y aquí se los dejo:

Viejo, seguiremos con la gente más buena / Seguiré con más fuerza esa enseñanza

y me dedicaré, con más ganas, a luchar por ese mundo que habita en tu corazón y en tu cabeza.


Mi sueño en peligro de extinción

En el tiempo que llevo en La Laguna me he quejado por todo. La mayoría han sido cosas insignificantes pero sorprendentes para mi, que me criaron en la doble periferia de la urbe, en el suelo rústico de la Isla Bonita. A pesar de mis quejas esta ciudad me gusta, quizá por su estilo universitario y lo que conlleva vivir entre estudiantes. Para mi disfrute absoluto lo único que falta es la tranquilidad de una casa terrera, la confianza de los pocos vecinos y un fisco de tierra para enterrarme las piernas y sacar raíces. Me dijeron que aquí también hay de eso, que no todo es cemento y asfalto, y que el TODOPODEROSO empresario que TODOLOQUIERE no ha llegado a colonizar lo poco de natura que aquí queda.

Las ventajas de vivir en el silencio rural son innumerables y este post no ha sido ideado para demostrar lo bueno de vivir tranquilo, sino todo lo contrario, ha sido creado como protesta y amenaza para con los que se dedican a joder a los durmientes que decidieron hacer del sueño, un placer.

Lo digo en serio, sin coña, sin broma, sin la risita de bobo.

El próximo que se dedique a poner la música a tope de su coche con las cinco puertas abiertas en la Avenida Calvo Sotelo, va a recibir el escarmiento de la ira que se descarga.

No digo más.

Por cierto, ¿por qué siempre son godos los gilipollas que hacen de su carromato una discoteca para el barrio?

El amor del maestro, ¿es lo mejor que existe?

No estoy diplomado en este arte de las letras, pero verdad es que vivimos en un país de diplomados, en el que, para desempeñar una profesión tan sólo necesitas tener un estúpido papel que diga que estás (in)capacitado para ello. Estoy totalmente en contra, y no sólo porque gastar papel en semejante estupidez sean un derroche que no nos podemos permitir a estas alturas, sino porque en realidad se otorgan derechos a gente que, sin tener ninguna aptitud o actitud profesional, es capaz de trabajar toda una vida como algo que detesta.


En realidad, mi mosqueo viene por la desgana con la que vienen los maestros a dar clase. Sé que son palabras de uno que ya tiene el papel ese asqueroso, y de alguien recién llegado a la monotonía docente; pero soy incapaz de decir que no me gusta dar clase, que no me gustó mi carrera o que estudié magisterio musical porque quería ser músico pero era manco en este arte.


Creo que es innecesario decir que, en todos los colegios, siempre existe alguien (o álguienes*) con esta capacidad desarrollada por las ansias de ganar dinero sea como sea. Existen (o existimos) ejemplares que son capaces de vender su alma por una plaza, y desarrollar una labor de malagana de por vida. Este problema real genera dos conflictos terribles para un gran número de personas.

La primera, el propio implicado, el propio degustador del cash que güele a manos sucias, de quien trabaja con lo que considera mierda. Ese vendedor de su alma acabará sus días estando amargado por trabajar en algo que no le va, que no le pone, o que no considera lo suficientemente importante.


Los segundos, que ya son bastantes más, los alumnos de este incoherente que ha decidido enseñar con fórmulas las experiencias que nos da la vida, que ha decidido generalizar la escepción o que ha hecho artesanía cuando otros necesitaban originalidad.


Y yo me pregunto, ¿valdrá la pena?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fenix que renace

Demasiados días hace desde mi última publicación en el blog con fundamento. Este período pre-navideño a todos nos tiene un poco descolocados, sea por las razones que sea. Los hay, los más, que se preocupan por encontrar un detalle único que demuestre el afecto por las personas que quieren. Los menos, sienten que estas fechas son una pérdida de tiempo, dinero y, los que es peor, dignidad.

Parecerá parte de la filosofía ebria que inunda el ser renacido después de una noche de rones y canutillos, algo así como la tópica típica "no volveré a beber nunca más de esta manera"; pero es la simple deducción de alguien en fase de reconstrucción interna, de modos y maneras. Espero, entiendan la ausencia cibernética del pan nuestro, este breve paréntesis después del resurgimiento de un día cualquiera en la monotonía bitacorera. Las razones, las explicadas en las líneas superiores:

Quiero resurgir de mis cenizas.

Ayer me sentí verdaderamente jodido y ausente. Quedé con un amigo interesante, de estos a los que escuchas y no puedes decir sino: "¡Ñó! Es verdad, nunca lo había mirado así". De estos a los que miras porque te quitó todas las palabras que tenías preparadas para realizar un discurso con cierta profundidad. Me sentí jodido porque estaba ausente, porque estaba escuchando y replanteándome mi conducta autista, pero necesitaba darme cuenta de que el fin puede verse como un nuevo comienzo.

 

¿A qué viene todo esto?

Cuando una relación, de cualquier tipo, se termina (aunque me gustaría subrayar una relación con cierto grado de metacognición de existencia: vamos, tener parejaBurla) y sobre todo, si la terminas tú, es necesario la reestructuración de tu vida, perder la costumbre del tener a alguien al lado y que te acompañe en el camino.
Hasta ayer pensé que estaba molesto con La Navidad, con La Laguna, con la metrópoli que nos explota, con esta Babilonia que me impide sentirme en Zión, con el capitalismo, el egoísmo social existente, la realidad agresiva, los horarios o la pérdida de mi ritmo biodinámico, pero no es así. Estoy molesto conmigo mismo por no haberme dado cuenta de que ya corté con quien pensaba que formaría una naranja completa.

Sí, ayer se consumieron todos los rescoldos y viste sólo mis cenizas.
Hoy me siento nuevo.
Creo que el vibrar de la campana tibetana me llegó dentro.

 

Hoy me di cuenta

Hoy me di cuenta Mi actitud no es propia de mi edad, no ya de los eternos dieciocho años que cumplo siempre, tampoco la edad cronológica que se inició con mi inscripción en el registro civil, sino de la edad experiencial, ese resultado del sumatorio de hechos que he vivido, o de alguien que me ha hecho interiorizar los suyos como si propios hubieren sido. Esa edad que yo, o mi propio ego, enzalzo cada vez que tengo oportunidad, aunque cada vez menos, ya que comprendo lo innecesario que es el hablar y el no escuchar.
Mi vida no ha sido ni fácil, ni difícil; no he creado largos caminos en la inexpuganble selva cultural que me rodea, pero tampoco me he quedado inmóvil, ni me he quedado caduco observando la rapidez con que gira el mundo. Por eso, mi edad madurativa se ha producido en lo rural, lo que me convierte (como ya dije cienes y cienes de veces) en un rústico en la urbe metropolizada de La Laguna. Cada día me asombro más al ver la agodización que aquí existe, y en la incapacidad que tiene la peña para quitarse la venda bicolor de los ojos (la de la boca ya se quitará más adelante) o para safarse de los tentáculos de la Babilonia.
He aquí el problema, mi actitud crítico-destructiva es inaguantable.
Soy maestro (amor magister óptimus est) y mi tarea es construir una sociedad crítica con la situación actual de agodización inminente. Y, cómo no, mi labor es huir de mi propio pensamiento y de mis ideas.
Hoy, me siento ganador de la batalla del "darse cuenta".
Ya mañana empezaré a cambiar el mundo. Hoy, es demasiado pronto.

Absurdamente negativo (2)

Los días pasan por la cadena de fabricación semanal, y así llego a mi tercera semana en tierras hermanas, pero extrañas. Lo vivido se asemeja a una competición por encontrar una ubicación determinada, a mi mismo. Lo aprendido, mucho, pero tan frío y tan extraño que soy incapaz de catalogarlo. Esta sociedad no es la mía, no son mis huertas, ni mi brisa. No encuentro ninguna relación con mi pasado, y por eso estoy feliz. vivo en nuevo, voy de estreno por la calle mirando a todo, a todos (y a todas).
Quizá, la repetición de este sentimiento me aburre. Me cansa esta monotonía de explicar que estoy feliz, pero, que aquí, espero no continuar viviendo por mucho tiempo.
La Laguna, es fría en invierno.
Mis articulaciones se quejan y crujen.

Niña, extraño

Niña, extraño Te perdí en una partida de cartas. El destino consiguió arrancarte de entre mis dedos y lo siento.
Te extraño, niña.

Quizá recuerdo un beso a sal,
quizá me olvido de tu sabor de mar.
En realidad quise perderte
pero aún hoy sigues apareciendote en sueños.
Quizá tenga que aprender a olvidarte,
quizá hoy lo hago.

Absurdamente negativo

Absurdamente negativo

Parece que en esta absurda realidad, todo vale.
Bajar de mi exilio para encontrarme con la urbe, no ha sido del todo bueno: no me he adaptado y no tengo ganas de hacerlo. La ciudad no es lo mío, no me llama, no me atrae, no me seduce con sus libidinosos colores. Lo encuentro todo patas arriba, sin orden y, que es más importante, sin sentido. Correr de un lado a otro, ver coches, guaguas, papeles, gente, edificios, carteles, obras, leyes... no es lo mío. Prefiero la constancia y la gratitud del campo, que, para mi, tiene un sentido verdadero. Encontrarte a ti y tu relación con la natura y la sociedad.

Hoy es un día depresivo, como casi todos los que paso en esta pequeña plaza de la metrópoli en nuestra tierra. Ya nadie respeta el suelo, nadie se para a mirar donde pisa y ¡por qué pisa! Mi destino es construir mi propio camino, con adoquines fuertes de experiencia, como los de la Calle Real en mi capital palmense. Probablemente suelte pestes porque ya no me despierto temprano. Me ha invadido la pereza mañanera del civilizado, y el éxtasis de la nocturnidad salvaje.

Creo que hoy, mejor me callo. Tendré que volver a la biodinámica.

Con boca chiquita: Hablar de mi reencuentro espiritual con mis amigos y el WOMAD, lo hago en otro momento. No se merecen mis energías negativas.

 

Y eso que no extraño

Y eso que no extraño En estos días, quizá por la 'auto-soledad' impuesta por las circunstancias y mis propias aspiraciones personales (el no caer en la rutina lagunera universitaria) me ha producido un sentimiento que hasta ahora desconocía:
Extrañar


Sí, puede parecer una coñada, pero "es lo que hay". He aprendido a recordar a aquellas personas que han pasado por mi vida, que tan buenos momentos me han hecho pasar, y todo lo que me han enseñado. Quizá, hasta ahora, no había extrañado ¡por culpa de mis amigos! Tienen la culpa de ser canarios, o de vivir en Canarias y sentirlos relativamente cerca. Me educaron para partir, salir de casa durante un período determinado para después volver a mi tierra y en volver a encontrarnos. En Ceuta, no extrañé mi casa, pero aquí, en La Laguna, extraño esas tierras moras, "digo". Extraño ir a la facultad, tomarme el cafecito en la cafetería de Juan en nuestra mesa, como si fuéramos dando la bienvenida a todo el que pasaba. Lo extraño y me emociono al contemplar un trocito de papel recortado en un periódico local que llevo conmigo.

Por eso este post se lo dedico a todo el mundo que conocí allá. A Thays la niña, a Armando, a Fany, a Julio, a Alberto Barrabás, a May la rifeña, a Suleyman el perdido, a Albita vecina, a Mahdani, a Loli (mi tutora), a Loli (mi profesora), a Miguel de Luque, a Mohamed el cojo, a los Mehanis de la frontera, a mi amigo que siempre estaba delante del Real 55, a mi viejita de los ojos azules que se quemó la cara con leche, a 'El Sevilla', a Rashida y a todos aquellos que aquí no nombro (son muchos) y que me han dejado una marquita en eso que tenemos dentro... eso que suena.

Simplemente, gracias por enseñarme a extrañarlos.

 

...y no me pregunten por qué mis últimos artículos son de sentimientos. Será la luna.

 

Inadaptación planificada

La comunicación nos ha producido, a lo largo de nuestra vida, una confusión total en nuestras mentes, adaptando nuestro modo de pensar al modo de pensar de los demás. El continuo cambium de experiencias que se produce constantemente en esta desestructurada red social, produce en cada individuo un condicionamiento claro, con una tendencia a la imitación y, en otros casos menos usuales, a la repulsión (demasiados pocos hermitaños hay).

Esta nueva vida, en la que me acerco a lo que hoy se considera un marco ideal de desarrollo personal para una persona de mi edad (La Laguna), está siendo extraña. Sí, soy un mago. O por lo menos me veo así en esta ciudad un tanto caótica, desordenada y a la vez encantadoramente decadente. Mi relación con la sociedad intenta evitar la dominación del neón en el cerebro. Quiero conseguir un estado de tranquilidad  y monotonía que me permita re-hacer la biodinamización que hará unos días existía en las tierras palmenses.

Sí, esto para mi es grande (repito que soy de tierra chica, "recortada por el mar", como la describió una de mis musas). Prefiero La Palma. Pero mi tiempo está aquí.

Ahora vivo en La Laguna, por lo menos hasta junio del próximo año (inshal-lá).

Sólo espero no volver a Benahoare con reuma.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un día cualquiera

Un día cualquiera

 Agradecimientos a Alexey Frost, camarada ruso.

 

Sí, voy tras tus pasos. Voy pisando tu huella conforme tus pies la abandonan.
Sí, voy a por ti. Es mi aliento el que sientes detrás, ahí, bien cerca en la nuca.
Sí, un día te alcanzo. Verdad es tu paranoia, verdad es que te persiguen.
Sí, siempre estoy. Soy peor que tu sombra. De mi no te puedes deshacer tan fácilmente.


Y te lo repito: voy en tu búsqueda y captura. Voy pendiente de tus errores y de tu infamia contra tu madre tierra. Voy a ser la peste que destruya tu utopía de riqueza. Voy a ser el médico que te quite esa enfermedad tan rara que tienes, esa que te pegó el dinero'.

Te vanaglorias de tener más poder que yo. Pero guardamos la energía de un pueblo sublevado a la metrópoli castellana.

Un día cualquiera... te pillo

 'enfermedad del dinero: Enfermedad epidémica aguda, acompañada de ansias de tener más que los demás, o de sentir la entrada de mayor cantidad de capital y con mayor regularidad. Otras manifestaciones asociadas pueden ser la fobia de perder lo que has ganado o fobia porque los demás consigan tener lo que tú tienes.

 

El porqué del estúpido o Crónicas de un futuro genocidio

Últimamente me ha dado por utilizar la palabra estúpido. Digo estúpido porque la mayoría de las cosas muchas veces me lo parecen. Será por mi soberbia, que sé que la tengo, o porque infravaloro lo que me rodea pero no puedo parar de repetir que las cosas y personas me parecen estúpidas.
Por ejemplo hoy, me desperté con un estúpido ruido que estremecía mi cabeza y por lo que me vi obligado, no solo a levantarme de la cama (útil que me parece maravilloso, ¿qué seríamos sin una buena cama?), sino a decir que, probablemente el día de hoy fuese un estúpido día más de los que están generalizando mi vida, como dicen las viejas, "de poco pa'cá". Acto seguido me puse la bata azul. Sinceramente, creo que parezco un estúpido al ponerme tan disparatado atuendo, pero necesito resguardarme del frío que acontece estas mañanas. Digo que pareceré un estúpido porque me parece muy cómica mi imagen a esas horas, de la cabeza a los pies. Imagínate el pelo totalmente enloquecido, como si mi peluquero me odiara y se quisiera vengar. Normalmente tengo el pijama "enfuruñado", arrugado, mal colocado, remangado de un brazo y de la otra no, el pantalón medio-bajado y la camisa medio-subida. No llevo calcetines pero si unas pantuflas de la universidad de Oxford que me regaló un amigo (que no estudia allí pero se habrá pasado por alguna tienda en las que las vendían). Además llevo la bata sin abrochar, arrastrando el alma igual que arrastro los pasos. Cuando llego al cuarto de baño tras un esfuerzo inhumano para intentar no volver a la cama como un cobarde, me encuentro ¡cual sorpresa!, que estoy peor vestido que Christina Aguilera en un video clip en el que no enseña las bragas. Es más, casi que no puedo reconocerme, es algo, francamente, horroroso. Poco a poco entro en vereda y abro la llave del agua caliente, las cosas parece que van mejor cuando siento que me voy purificando poco a poco. Todo maravilloso, pero al salir de la ducha me doy cuenta que la estúpida cortina no ha cerrado bien y todo queda rociado como en una noche a la intemperie. ¡Estúpido de mí!
Termino de prepararme y me dirijo muy contento cual estudiante universitario a clase y, por el camino me paro en el quiosco para comprar El País, que no está, y tengo que comprarme el estúpido periódico El Pueblo de Ceuta, que trae una barbaridad de faltas de ortografía. Me voy al Café Real, una cafetería maravillosa pero hoy, precisamente hoy había una estúpida camarera que parece que lleva un huevo en el culo y no puede caer. Como es obvio se me hizo tarde para la primera hora de clase y no voy. Me quedo leyendo el estúpido periódico y degustando un exquisito café que me llena la barriga.
Al rato, después de llevar como 15 minutos sumergido en la lectura, me doy cuenta que alguien me observa. Un señor de aproximadamente 40 años que está en una mesa lejana me mira mientras se desayuna. ¡Que impotencia! Me dieron ganas de pegarle un tiro, menos mal que no tenía pistola porque seguro le hubiera asestado un merecido tiro en la frente. ¿Se puede saber que indecencia es esa? ¿Cómo se puede mirar con tanto descaro a otra persona en plan "critícalotodo"? Yo, ni corto ni perezoso, al ver tal afrenta a mi persona me decido a contraatacar a ese estúpido hombre de negocios. Le devuelvo el golpe con la peor de mis miradas, de esas de arriba-abajo, arqueando un poco la ceja derecha con cierta superioridad. ¡Perfecto! El estúpido hombre de chaqueta y corbata deja de mirar al sentirse, descaradamente, tan humillado. Termino mi sesión de "café-fumé" y marcha rumbo a la estúpida guagua que siempre apesta. Lo bueno que tiene es que siempre es un olor diferente. Va cambiando de matices, fragancias y sensaciones. Hoy, por ejemplo tenía un olor como a pescado, como si alguien hubiera llevado toda la porquería de una pescadería dentro de una bolsa. Terminó el viaje sin ningún incidente. Parece que las cosas van muy bien hasta que, al cruzar la calle, un estúpido indecente conductordepacotilla intenta cruzar mientras yo cruzo por el paso de peatones. ¿Qué se habrá creído? Pues nada, de nuevo un reto que no puedo desperdiciar. En plan kamikaze cruzo pacientemente, el conductor tiene que dar un frenazo y tragarse todo el veneno que pudiera o pudiese tener dentro ya que yo tenía la razón.
Mi viaje terminó al llegar a la facultad. Nada interesante, francamente una estupidez de día que no he aprovechado para hacer nada productivo. Puras tonterías que realmente no sirven para nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres