Blogia
un día cualquiera

Fenix que renace

Demasiados días hace desde mi última publicación en el blog con fundamento. Este período pre-navideño a todos nos tiene un poco descolocados, sea por las razones que sea. Los hay, los más, que se preocupan por encontrar un detalle único que demuestre el afecto por las personas que quieren. Los menos, sienten que estas fechas son una pérdida de tiempo, dinero y, los que es peor, dignidad.

Parecerá parte de la filosofía ebria que inunda el ser renacido después de una noche de rones y canutillos, algo así como la tópica típica "no volveré a beber nunca más de esta manera"; pero es la simple deducción de alguien en fase de reconstrucción interna, de modos y maneras. Espero, entiendan la ausencia cibernética del pan nuestro, este breve paréntesis después del resurgimiento de un día cualquiera en la monotonía bitacorera. Las razones, las explicadas en las líneas superiores:

Quiero resurgir de mis cenizas.

Ayer me sentí verdaderamente jodido y ausente. Quedé con un amigo interesante, de estos a los que escuchas y no puedes decir sino: "¡Ñó! Es verdad, nunca lo había mirado así". De estos a los que miras porque te quitó todas las palabras que tenías preparadas para realizar un discurso con cierta profundidad. Me sentí jodido porque estaba ausente, porque estaba escuchando y replanteándome mi conducta autista, pero necesitaba darme cuenta de que el fin puede verse como un nuevo comienzo.

 

¿A qué viene todo esto?

Cuando una relación, de cualquier tipo, se termina (aunque me gustaría subrayar una relación con cierto grado de metacognición de existencia: vamos, tener parejaBurla) y sobre todo, si la terminas tú, es necesario la reestructuración de tu vida, perder la costumbre del tener a alguien al lado y que te acompañe en el camino.
Hasta ayer pensé que estaba molesto con La Navidad, con La Laguna, con la metrópoli que nos explota, con esta Babilonia que me impide sentirme en Zión, con el capitalismo, el egoísmo social existente, la realidad agresiva, los horarios o la pérdida de mi ritmo biodinámico, pero no es así. Estoy molesto conmigo mismo por no haberme dado cuenta de que ya corté con quien pensaba que formaría una naranja completa.

Sí, ayer se consumieron todos los rescoldos y viste sólo mis cenizas.
Hoy me siento nuevo.
Creo que el vibrar de la campana tibetana me llegó dentro.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Majek n' Tedote -

Gracias por los ánimos.

Disfrutar la Navidad es necesario para enternecer un poquito el corazón (sin nada de dinero de por medio, por supuesto). Desde el otro día, me siento preparado para alzar de nuevo el vuelo y disfrutar de cada segundo que existo.

Ya soy fénix renacido.

Diego -

Animo hombre y despierta ese fenix y el guerrero que todos llevamos dentro.

Una relación rota y un cambio de vida es un buen punto de inflexión para analizarnos nosotros mismos. En cualquier caso, no dejes de disfrutar de la navidad con tu familia es una época muy bella como para desperdiciarla.

Feliz navidad y prospero año.

Majek n' Tedote -

Ahul hermano!
Gracias por tus palabras, esta vez no me había dado cuenta del cabreo que tenía conmigo [mismo].
Nos vemos en las tierras awares.

faraox -

Es bueno enfadarse con uno mismo y con todo, conoces más de ti mismo y te planteas todo lo que te rodea. Que el abatimiento no haga que te dejes de preguntar quién eres y qué y a quién necesitas en tu vida.

Nos vemos dentro de poco en Benahoare
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres