Blogia
un día cualquiera

Buen camino

Últimamente no paro de recibir buenas nuevas. ¡No! No soy un profeta, ni quiero serlo, pero me siento afortunado, no por predecir, sino por el rumbo que estoy llevando en mi vida, gracias al viento, y por todo lo que me sucede. Se ve que los adoquines negros son pesados, pero son resistentes al paso del tiempo y su peso. Los rurales trabajamos lento, pero sin descanso, hasta conseguir lo que nos proponemos.
Un día decidí sonreir por la calle y, como me dijo un nuevo amigo, ver que lo que tu das, te lo devuelven. Mi sonrisa no será encantadora, pero la sensación de recibir energías positivas es maravillosa.
Hoy, mi nueva es la siguiente: Me llamaron de la que era mi facultad (de Educación y Humanidad de Ceuta) para que recoja una placa el día 25 de enero en la ciudad caballa.
Cuando me llamaron dije: ¿una placa? ¿a mi? ¿por qué?
La chica, muy amable, me contestó: Sí, una placa que te va a dar la facultad por haber sacado las mejores notas.

Esto de destacar, no lo llevo bien. Aunque (repito) me siento afortunado, mirado por Jah y apoyado por el Mesías.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Majek n' Tedote -

Soyxana, muchas gracias. No había visto tu comentario.
María, el problema de no tener ñ es una catátrofe mundial (por lo menos). Los comentarios que no has dejado escritos los he recibido en persona, por lo que todo queda solucionado. ¿Alumna mía? Pero, ¿es que acaso yo soy maestro?
Besos guapas.

Maria -

Hoooola!
Es la primera vez que escribo en tu blog (y mira... que ya son agnos!). (Sigo sin tener gnnn gnnn gnnn!!!!).

Muchas muchas felicidades!
La verdad, debes de ser un maestro de puuuta madre (puedo considerarme un poco alumna tuya?)
Besitos desde Roma.

soyxana -

¡Felicidades!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres