Blogia
un día cualquiera

Un sueño inalcanzable (en la noche del 27 de enero de 2005)

Ahora, en este instante te añoro. 

Quizá porque no te tengo
y te necesito. 

Quizá porque no te alcanzo.

(Las palabras, las que siempre escribo, las que siempre repito). 

Los tópicos son típicos
y el frío de esta habitación es incómodo.

Quizá porque no siento nada.

Quizá porque me impides y eso deseas.

Quizá...
porque necesito conciliar el sueño.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Majek n' Tedote -

Que miedo de extrañar porque extrañar me da miedo.
Me da miedo sentir que dejé algo olvidado en el camino, que sé que volveré a ver, pero que ansío que esté a mi lado para poder seguir este camino juntos.
Añoro mucho y, en esa ocasión del 25 de enero de 2005 añoré el sueño.

Daniela -

Bendecidos son los que no tienen lo que desean, porque todavía tienen motivos para soñar. Aún les queda algo por alcanzar. La nostalgia es una forma de pasión, ¿sabes? Y como todas las pasiones, cuando se desbordan, pueden ser traicioneras y acostumbrarnos a su presencia.
Porque sí, las nostalgias hechas de ausencias, sí que se saben hace presentes. Luego cuesta sacudírselas y, cuando por fin lo logras, comienzas a extrañarla y extrañarte a ti en ella.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres