Blogia
un día cualquiera

Recordando la Navidad en estos días de Carnaval

Recordando la Navidad en estos días de Carnaval Hay días en los que uno se levanta y no tiene ganas de hacer absolutamente nada, es más, a mi me pasa casi todos los días. La cama es un sitio ideal, se puede hacer prácticamente de todo. Tendríamos que dedicar un día a este invento.
En nuestra perfecta y capitalista sociedad preferimos dedicar los días al Tajo Británico (corte inglés) con estúpidas fechas como San Valentín la Celestina, el día de la madre que te parió, o el del padre cornudo. También pasa lo mismo con la Navidad. En la que uno tiene que hacer dos cosas:
PRIMERO: Regalar trastos inservibles, ropa que nunca usarán o perfúmenes (contra los perfúmenes, por ahora, no tengo nada)
SEGUNDO: Estar feliz o, lo que es lo mismo, hacer el gilipollas.
Siempre me han molestado esas frases, de alguien muy sensible en esas fechas, que te dice:
- Hombre, no te lo tomes así, que estamos en Navidad.
¿Que estamos en Navidad? Eso ya lo sé, no hace falta que tú me lo recuerdes. La Navidad, como dicen, está en la calle, y, lo que es peor: en la calle, en la tele, en la radio, en las casas, en las farolas, en la mierda del perro y en la estúpida camarera, que, con tal de seguir hablando 5 minutos más con una amiga igual de estúpida que ella, no me sirve un Gyn Tonic. Pero, vamos a ver, encima que me voy en un puto barco lleno de impresentables y como compañía mar brava, ¿te crees que pienso en la Navidad? Pues la verdad que no. Pienso en drogarme con todo lo que pueda. ¿No ves que directamente te pido un Gyn Tonic?
Si pensara en la Navidad me pediría un cava.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres